Allende Isabel (ES) — El Bosque de los Pigmeos

Тут можно читать онлайн книгу Allende Isabel (ES) - El Bosque de los Pigmeos - бесплатно полную версию (целиком). Жанр книги: Современная проза. Вы можете прочесть полную версию (весь текст) онлайн без регистрации и смс на сайте Lib-King.Ru (Либ-Кинг) или прочитать краткое содержание, аннотацию (предисловие), описание и ознакомиться с отзывами (комментариями) о произведении.

El Bosque de los Pigmeos
Автор: Allende Isabel (ES)
Количество страниц: 45
Язык книги: Испанский
Прочитал книгу? Поставь оценку!
0 0

El Bosque de los Pigmeos краткое содержание

El Bosque de los Pigmeos - описание и краткое содержание, автор Allende Isabel (ES), читать бесплатно онлайн на сайте электронной библиотеки Lib-King.Ru.

Alexander Cold sabe muy bien que su abuela Kate siempre esta en busca de una nueva aventura. Cuando la International Geographic le pide que escriba un articulo sobre los primeros safaris africanos llevados por elefantes, Kate, Alexander y Nadia -junto con el equipo de fotografos de la revista- deciden adentrarse en las ardientes planicies de Kenya.Sin embargo, no tardan en conocer a un misionario catolico que se acerca a ellos para preguntarles si han visto a sus companeros que, misteriosamente, han desaparecido. Kate, Alexander, Nadia y todo el equipo de la International Geographic deciden ayudarle. Contratan a un piloto local que los lleva a las pantanosas junglas de Ngoube. Ahi descubren una tribu de pigmeos que se revela ser un feroz y sorprendente mundo de corrupcion, esclavitud y crueldad.Con la ayuda de los poderes magicos de sus animales totemicos, Jaguar y Aguila, Alexander y Nadia se lanzan en una asombrosa y espectacular lucha por restaurar la libertad, y devolver el poder a las manos acertadas.El ultimo tomo de la aclamada trilogia de Isabel Allende narra las aventuras de Jaguar y Aguila en una tierra exotica, poblada de espiritus y seres misteriosos y cuenta la historia de la evolucion de una extraordinaria amistad.

El Bosque de los Pigmeos - читать онлайн бесплатно полную версию (весь текст целиком)

El Bosque de los Pigmeos - читать книгу онлайн бесплатно, автор Allende Isabel (ES)

Isabel Allende

El Bosque de los Pigmeos

Serie Infinita

El Aguila Y El Jaguar – #3

Siempre he mostrado mi compromiso con la defensa de los bosques. No en vano fundé, junto con otras personalidades chilenas, el grupo ecologista «Defensores del Bosque Chileno». En todas mis novelas, y en especial en esta trilogía, se repite un componente ético y de respeto a la naturaleza y a sus pobladores.

Apoyé una campaña en Estados Unidos para exigir que la madera chilena que se vende en ese país esté certificada según los requerimientos sociales y ambientales de la etiqueta ecológica FSC, con el fin de evitar que las plantaciones industriales de pinos sustituyan al bosque nativo de mi país, formado aún por bosques vírgenes que albergan una gran biodiversidad y riqueza cultural.

Quiero mostrar mi más sincero agradecimiento a la organización ecologista Greenpeace y al grupo editorial Random House Mondadori por esta iniciativa que nos beneficiará a todos.

La organización ecologista Greenpeace acredita que el papel utilizado en la impresión de este libro cumple los requisitos ambientales y sociales necesarios para ser considerado un libro «amigo de los bosques». El proyecto «Libros Amigos de los Bosques» busca la complicidad de escritores y editores con la conservación y uso sostenible de los bosques, en especial de los Bosques Primarios, los últimos bosques vírgenes del planeta.

Esperamos que el camino abierto por el grupo editorial Random House Mondadori sirva de ejemplo para las demás editoriales del país.

Dolores Romano

Presidenta de Greenpeace España

El papel de este libro es 100% reciclado, es decir, procede de la recuperación y reciclaje del papel ya utilizado. La fabricación y utilización de papel reciclado supone el ahorro de energía, agua y madera, y una menor emisión de sustancias contaminantes a los ríos y a la atmósfera. De manera especial, la utilización de papel reciclado evita la tala de árboles. El grupo editorial Random House Mondadori se compromete de esta forma con la conservación y gestión sostenible de los bosques del planeta, y el sello Montena tiene previsto que toda su producción utilice papel reciclado a partir del 2005.

Teresa Petit

Editora

El Bosque de los Pigmeos

***

Al hermano Fernando de la Fuente,

misionero en África, cuyo espíritu anima esta historia

1 La adivina del mercado

A una orden del guía, Michael Mushaha, la caravana de elefantes se detuvo. Empezaba el calor sofocante del mediodía, cuando las bestias de la vasta reserva natural descansaban. La vida se detenía por unas horas, la tierra africana se convertía en un infierno de lava ardiente y hasta las hienas y los buitres buscaban sombra. Alexander Cold y Nadia Santos montaban un elefante macho caprichoso de nombre Kobi. El animal le había tomado cariño a Nadia, porque en esos días ella había hecho el esfuerzo de aprender los fundamentos de la lengua de los elefantes y de comunicarse con él. Durante los largos paseos le contaba de su país, Brasil, una tierra lejana donde no había criaturas tan grandes como él, salvo unas antiguas bestias fabulosas ocultas en el impenetrable corazón de las montañas de América. Kobi apreciaba a Nadia tanto como detestaba a Alexander y no perdía ocasión de demostrar ambos sentimientos.

Las cinco toneladas de músculo y grasa de Kobi se detuvieron en un pequeño oasis, bajo unos árboles polvorientos, alimentados por un charco de agua color té con leche. Alexander había cultivado un arte propio para tirarse al suelo desde tres metros de altura sin machucarse demasiado, porque en los cinco días de safari todavía no conseguía colaboración del animal. No se dio cuenta de que Kobi se había colocado de tal manera, que al caer aterrizó en el charco, hundiéndose hasta las rodillas. Borobá, el monito negro de Nadia, le brincó encima. Al intentar desprenderse del mono, perdió el equilibrio y cayó sentado. Soltó una maldición entre dientes, se sacudió a Borobá y se puso de pie con dificultad, porque no veía nada, sus lentes chorreaban agua sucia. Estaba buscando un trozo limpio de su camiseta para limpiarlos, cuando recibió un trompazo en la espalda, que lo tiró de bruces. Kobi aguardó que se levantara para dar media vuelta y colocar su monumental trasero en posición, luego soltó una estruendosa ventosidad frente a la cara del muchacho. Un coro de carcajadas de los otros miembros de la expedición celebró la broma.

Nadia no tenía prisa en descender, prefirió esperar a que Kobi la ayudara a llegar a tierra firme con dignidad. Pisó la rodilla que él le ofreció, se apoyó en su trompa y llegó al suelo con liviandad de bailarina. El elefante no tenía esas consideraciones con nadie más, ni siquiera con Michael Mushaha, por quien sentía respeto, pero no afecto. Era una bestia con principios claros. Una cosa era pasear turistas sobre su lomo, un trabajo como cualquier otro, por el cual era remunerado con excelente comida y baños de barro, y otra muy diferente era hacer trucos de circo por un puñado de maní. Le gustaba el maní, no podía negarlo, pero más placer le daba atormentar a personas como Alexander. ¿Por qué le caía mal? No estaba seguro, era una cuestión de piel. Le molestaba que estuviera siempre cerca de Nadia. Había trece animales en la manada, pero él tenía que montar con la chica; era muy poco delicado de su parte entrometerse de ese modo entre Nadia y él. ¿No se daba cuenta de que ellos necesitaban privacidad para conversar? Un buen trompazo y algo de viento fétido de vez en cuando era lo menos que ese tipo merecía. Kobi lanzó un largo soplido cuando Nadia pisó tierra firme y le agradeció plantándole un beso en la trompa. Esa muchacha tenía buenos modales, jamás lo humillaba ofreciéndole maní.

– Ese elefante está enamorado de Nadia -se burló Kate Cold.

A Borobá no le gustó el cariz que había tomado la relación de Kobi con su ama. Observaba, bastante preocupado. El interés de Nadia por aprender el idioma de los paquidermos podía tener peligrosas consecuencias para él. ¿No estaría pensando cambiar de mascota? Tal vez había llegado la hora de fingirse enfermo para recuperar la completa atención de su ama, pero temía que lo dejara en el campamento y perderse los estupendos paseos por la reserva. Ésta era su única oportunidad de ver a los animales salvajes y, por otra parte, no convenía apartar la vista de su rival. Se instaló en el hombro de Nadia, dejando bien establecido su derecho, y desde allí amenazó al elefante con un puño.

– Y este mono está celoso -agregó Kate.

La vieja escritora estaba acostumbrada a los cambios de humor de Borobá, porque compartía el mismo techo con él desde hacía casi dos años. Era como tener un hombrecito peludo en su apartamento. Así fue desde el principio, porque Nadia sólo aceptó irse a Nueva York a estudiar y vivir con ella si llevaba a Borobá. Nunca se separaban. Estaban tan apegados que consiguieron un permiso especial para que pudiera ir a la escuela con ella. Era el único mono en la historia del sistema educativo de la ciudad que acudía a clases regularmente. A Kate no le extrañaría que supiera leer. Tenía pesadillas en las que Borobá, sentado en el sofá con lentes y un vaso de brandy en la mano, leía la sección económica del periódico.

Поделиться книгой

Оставить отзыв