Meltzer Brad (EN) — Los Pasadizos Del Poder

Тут можно читать онлайн книгу Meltzer Brad (EN) - Los Pasadizos Del Poder - бесплатно полную версию (целиком). Жанр книги: Триллеры. Вы можете прочесть полную версию (весь текст) онлайн без регистрации и смс на сайте Lib-King.Ru (Либ-Кинг) или прочитать краткое содержание, аннотацию (предисловие), описание и ознакомиться с отзывами (комментариями) о произведении.

Los Pasadizos Del Poder
Автор: Meltzer Brad (EN)
Количество страниц: 108
Язык книги: Испанский
Прочитал книгу? Поставь оценку!
0 0

Los Pasadizos Del Poder краткое содержание

Los Pasadizos Del Poder - описание и краткое содержание, автор Meltzer Brad (EN), читать бесплатно онлайн на сайте электронной библиотеки Lib-King.Ru.

Sombra es el nombre en clave que el Servicio Secreto ha dado a Nora Hartson, la hija del Presidente de Estados Unidos, una de las mujeres mas vigiladas del mundo. Michael Garrick, un joven abogado del Departamento de Presidencia, empieza a salir con Nora sin tener en cuenta que ella tambien es Sombra y que mil ojos se posan sobre ambos. Una noche presencian algo que no deberian haber visto y quedan atrapados en una trama secreta urdida por alguien muy poderoso. Ambos jovenes se convierten en un estorbo para quienes han hecho de la corrupcion politica el medio habitual para conseguir sus fines.

Los Pasadizos Del Poder - читать онлайн бесплатно полную версию (весь текст целиком)

Los Pasadizos Del Poder - читать книгу онлайн бесплатно, автор Meltzer Brad (EN)

Brad Meltzer

Los Pasadizos Del Poder

Traducción de Fernando González Corugedo

Título original: The first counsel, 2001

Para Cori,

mi Primera Consejera, mi Primera Dama, mi Primer Amor

Y para mi hermana Barí

por no ser acusica cuando éramos pequeños,

y por leer siempre mi mente mientras crecemos

AGRADECIMIENTOS

Quiero dar las gracias a las siguientes personas, cuyo cariño y apoyo nunca dejaron de inspirarme: como siempre, Cori, mi Primera Dama, que es una fuente inagotable de paciencia e inspiración, sobre todo porque yo continuamente arrastro a ambos hasta los límites de la cordura. Desde la construcción de la trama antes de empezar a escribir hasta la corrección definitiva, ella lo es todo en todo momento: amiga, confortadora, consejera, correctora, socia, amante, alma gemela. Te amo, C: si no fuera por ti, este libro no existiría y yo tampoco. Jill Kneerim, mi agente, por darme una de las amistades más gratificantes y amables que he conocido. De todo cuanto he tenido la fortuna de experimentar como escritor, una de las mejores recompensas fue encontrar a Jill; su fe ilimitada nos ayuda permanentemente a mantener la perspectiva de las cosas, y sin ella no estaríamos aquí. Elaine Rogers, cuya tremenda energía ha aportado una nueva acepción a la palabra «ímpetu». Sharon Silva-Lamberson, Stephanie Wilson, Nicole Linehan, Ellen O'Donnell, Hope Denekamp, Lindsey Shaw, Ike Wilson y a todos los demás de la Agencia Palmer & Dodge, que hacen funcionar la maquinaria y son unas de las personas más agradables que he conocido.

También quiero agradecer a mis padres que me hayan dado todo lo que ellos nunca tuvieron, que me hayan enseñado a guiarme con el corazón y a saber exactamente cuándo ser papá y mamá; los dos sois increíbles. Noah Kuttler, cuya paciencia inagotable influye en todo mi trabajo y cuya perspicacia me obliga a sacar lo mejor de mí. Ethan Kline, cuyas penetrantes observaciones son de las primeras que siempre voy a buscar, y cuya amistad y confianza son simplemente extraordinarias (gracias por la más grande, E.). Matt y Susan Oshinsky, Joel Rose, Chris Weiss y Judd Winick siguen siendo unos cerebros que nunca querría perder; saben leer, reaccionar, sugerir y tenerme siempre riendo.

Dado que la Casa Blanca se ufana de su secretismo, debo un enorme agradecimiento a las siguientes personas que me permitieron fisgonear por allí: Steve Exclusivas Cohen, por… bueno… por ser «Exclusivo». Desde los intercambios de ideas sobre el argumento hasta la documentación y los detalles más insignificantes, Steve fue mi maestro de ceremonias; es osado e incisivo, y sin su instinto creador este libro no sería el mismo; muchas gracias, colega. Debi Mohile, cuyo ojo avizor me hizo ser sincero en (casi) cada página y cuyo gran sentido del humor siempre lo convirtió en un placer; nadie conoce la Casa Blanca como Debi; gracias por ponerte de mi parte. Mark Bernstein, una de las personas más agradables que hay, por enseñarme el resto del camino de primera mano y por recordarme el valor de los viejos amigos. Lanny Breuer, Chris Cerf, Jeff Connaughton, Vince Flynn, Adam Rosman y Kathi Whalen, que fueron mucho más allá del deber y nunca dejaron de usar su imaginación para contestar toneladas de preguntas inanes. Pam Brewington, Lloyd Cutler, Fred Fielding, Leonard Garment, Thurgood Marshall Júnior, Cathy Moscatelli, Miriam Nemetz, Donna Peel, Jack Quinn, Ron Saleh, Cliff Sloan, John Stanley y Rob Weiner, que fueron el resto de mi equipo de la Casa Blanca y que, al darme su tiempo, me dieron tantos grandes detalles e historias. Larry Sheafe y Chuck Vance, los chicos del Servicio Secreto más amables que se puede encontrar. Y a la Primera Hija, que tuvo la gran amabilidad de explicarme sus experiencias dentro de la burbuja (simplemente por el bien de la literatura), ¡gracias otra vez! El doctor Ronald K. Wright, por su fantástico asesoramiento forense. Pat Thacker, Anne Tumlinson, Tom Antonucci, Lily García y Dale Flam por su ayuda para los detalles. Marsha Blanco (que es simplemente increíble), Steve Waldron, Chuck Perso, Carol Rambo Ronai, Sue Lorenson, Dave Watkins, Fred Baughman, John Richard Gould, Rusty Hawkins, Philip Joseph Sirken y Jo Anne Patterson, por recibirme en la organización The Are y en el mundo del retraso mental (para más información: www.thearc.org); raramente me he sentido tan inspirado y tan completamente humilde. Y, por supuesto, a mi familia y amigos, cuyos nombres, como siempre, habitan estas páginas. Finalmente, me gustaría dar las gracias a toda la gente maravillosa y llena de talento de mi nueva editorial, Warner Books: Larry Kirshbaum, Maureen Egen, Tina Andreadis, Emi Battaglia, Karen Torres, Martha Otis, Chris Barba, Claire Zion, Bruce Paonessa, Peter Mauceri, Harry Helm, y a toda esa gente tan increíblemente amable que hizo de este libro una realidad y siempre logran que me sienta como parte de la familia. Gracias especialmente también a Jamie Raab, no sólo por su aportación editorial, sino por ser uno de nuestros mayores apoyos. Su calor y energía nunca dejan de asombrar. Finalmente, quiero dar las gracias a los dos editores que trabajaron en este libro, Rob Weisbach y Rob McMahon. Desde el principio, Rob Weisbach aportó su talento creativo a cada nivel de nuestra experiencia editorial, y no estaríamos aquí sin él; su influencia se nota en cada página y, aunque ya lo he dicho antes, vuelvo a decirlo: Rob tiene una auténtica misión y siempre es una bendición ser parte de ella; a él le debo mi carrera y agradezco su amistad. En Warner, Rob McMahon es un auténtico caballero que recogió la bola del proverbio y echó a correr con ella; no podríamos haber tenido más suerte: sus comentarios editoriales eran penetrantes hasta lo increíble y siempre me animaba a que llegase más allá de lo que me parecía posible; Rob, estaríamos perdidos sin ti. Así que, a Rob Weisbach y Rob McMahon: siempre apreciaré vuestra energía, pero os estoy mucho más agradecido por vuestra fe en mí.

En la Casa Blanca aborrecía cantidad de cosas. Luego comprendí que o me adaptaba o me adaptaba.

Luci Johnson

Hija de Lyndon Baines Johnson

Uno no vive en la Casa Blanca, uno sólo es la prueba A que se exhibe al país.

Presidente Theodore Roosevelt

Recuerdo noches espantosas de pesadillas.

Susan Ford

Hija de Gerald Ford, cuando era Primera Hija

Поделиться книгой

Оставить отзыв