Alexandrova Marina — En las alas del sueno

Тут можно читать онлайн книгу Alexandrova Marina - En las alas del sueno - бесплатно полную версию (целиком). Жанр книги: Юмор. Вы можете прочесть полную версию (весь текст) онлайн без регистрации и смс на сайте Lib-King.Ru (Либ-Кинг) или прочитать краткое содержание, аннотацию (предисловие), описание и ознакомиться с отзывами (комментариями) о произведении.

En las alas del sueno
Автор: Alexandrova Marina
Жанр: Юмор
Количество страниц: 17
Язык книги: Русский
Издатель: ЛитРес: Самиздат
Прочитал книгу? Поставь оценку!
0 0

En las alas del sueno краткое содержание

En las alas del sueno - описание и краткое содержание, автор Alexandrova Marina, читать бесплатно онлайн на сайте электронной библиотеки Lib-King.Ru.

Este libro es una historia de amor, que relata como dos corazones enamorados luchan por el derecho de estar juntos y por su felicidad, pasando por muchas pruebas y superando todas las dificultades que aparecen en su camino. Los eventos o sucesos que cuenta este libro, se desarrollan en la Espana de los tiempos del Siglo de Oro tras la Reconquista, y en el Nuevo Mundo. En el libro han sido reflejados hechos historicos, la vida cotidiana de los espanoles tanto en la metropolis como en las colonias, y asimismo las costumbres y tradiciones de los nativos americanos.

En las alas del sueno - читать онлайн бесплатно полную версию (весь текст целиком)

En las alas del sueno - читать книгу онлайн бесплатно, автор Alexandrova Marina

MARINA ALEXANDROVA

EN LAS ALAS DEL SUEÑO

Historia de un amor prohibido

Expreso mis sinceros agradecimientos a Rosa Galdeano Bellido, por la colaboración y ayuda en la corrección del texto de este libro.

Prólogo

En la obra que se ofrece a mis lectores, se cruzan dos contextos semánticos:

el romántico y el històrico.

El aspecto romántico muestra la vida y el amor entre los protagonistas, Marisol y Rodrigo, cura católico, ambos procedentes de nobles abolengos, y su lucha por el derecho de ser felices.

Debido a muchos prejuicios sociales y dogmas de la iglesia, su amor resulta imposible en su propia patria, por eso los enamorados tienen que escapar de España y buscar su cobijo en América; sin embargo en el extranjero la vida tampoco les resulta fácil.

Tienen que acomodarse a la existencia en una tierra salvaje, sin los bienes de la civilización a los que están acostumbrados, encontrándose con envidiosos y enemigos que quieren destruir su familia; además los dos buscan un rinconcito agradable en el nuevo continente donde pudieran establecerse y hallar su felicidad, superando numerosos apuros y pasando por varias pruebas.

La trama histórica descubre la vida en España a principios del siglo XVI, o sea Siglo de Oro. Terminada la Reconquista y habiendo sido expulsados definitivamente los musulmanes, el país queda unido bajo el poder de los Reyes Católicos. Sin embargo la consolidación y prosperidad posterior de la nación, se verá acompañada por el reforzamiento de la inquisición, que perseguirá a sus adversarios sin piedad. Es precisamente por esa razón, por la que mucha gente buscó posibilidades para escapar del país dirigiéndose al Nuevo Mundo, descubierto por Cristóbal Colón a finales del siglo XV.

La llegada del Siglo de Oro, a la vez implica una estratificación entre los nobles, llevando a la pobreza a una parte de estos, convirtiéndolos en hidalgos o caballeros andantes sin propiedad alguna. Algunas de estas personas también se convierten en aventureros, que se precipitan hacia el nuevo continente buscando aventuras y lucro.

La colonización española de América es otro tema importante de este libro, que ilumina el desarrollo de nuevos territorios por los emigrantes, y la vida de los nativos de América.

Cada ser humano debe cumplir en su vida tres metas principales: hacerse tal como lo concibió Dios, realizando su destino, encontrar a su media de naranja y unirse a ella, hallar su tierra prometida y acondicionarla.

Los protagonistas del libro, paso a paso, a veces inconscientemente, van logrando estos fines principales, defendiendo su amor y su familia, buscando la razón de la vida y hallando su felicidad.

Parte I. España

Capítulo 1

España, Madrid, 1513 г.

En la casa grande de doña Encarnación de la Fuente reinaba un alboroto. Todos los sirvientes se dedicaban a la limpieza y preparaban un agasajo. Aquel día todos estaban esperando la llegada de María Soledad, hija mayor de doña Encarnación, que acababa de terminar sus estudios en el monasterio de carmelitas, en la ciudad de León.

El esposo de doña Encarnación, Juan Manuel Echevería Méndez, había fallecido hacía unos años, despuès de una enfermedad grave, dejando a la viuda con cuatro hijos. Su hijo mayor, Juan Roberto – todos le llamaban simplemente “Roberto” – ya había cumplido dieciocho años. El muchaho estaba en el servicio en la corte real.

María Soledad era la segunda hija de los esposos. Ella había ingresado en el monasterio a los nueve años, y en aquel momento ya tenia catorce. Su hermana menor que se llamaba Isabel, estaba estudiando en el mismo monasterio, y el hijo menor, Jorge Miguel, aún tenía siete años.

Doña Encarnación amaba a su esposo y por eso sufría mucho tras su fallecimiento. Su familia era considerada una muy unida y buena familia, y la mujer ni siquiera pensaba en volver a casarse, optó por quedarse fiel a su difunto esposo, dedicándose a la educación de sus hijos.

El esposo de doña Encarnación no era un hombre rico, pero sus padres habían dado el consentimiento para su matrimonio, al conocer que este procedía de un abolengo antiguo y noble, y percatarse además de que quería mucho a su novia. Después del enlace, los esposos habían vivido en amor y compañía durante muchos años.

Doña Encarnación heredó de su padres un gran legado. Su madre aún estaba viva y de vez en cuando visitaba a su hija y sus nietos.

Doña Encarnación se encontraba muy agitada mientras se preparaba para recibir a su hija. Antes de este día la visitó varias veces en el monasterio, y por fin María Soledad estaba a punto de volver a la casa de sus padres. Ya era tiempo para buscarle un novio decente, pero la madre de la chica aún no quería apurarse con eso.

Doña Encarnación se puso su vestido preferido beige de seda. Era una mujer bastante corpulenta, llena de carne y algo mandona por su carácter. Su difunto esposo, contrariamente, siempre había sido un hombre delgado y de muy poco genio.

Roberto, el hijo mayor de los esposos, tenía el carácter de su madre. María Soledad, al contrario, era una copia de su padre.

Pronto se dejó oír el ruido de los cascos de caballos, y la dueña de la casa vio un coche que estaba acercándose a la entrada. Hacía unos días había mandado a su hijo mayor, caballero de Su Majestad, al cochero y a una sirvienta a León, a por su hija, y por fin todos volvían con María Soledad. El camino por donde habían ido, estaba muy bien vigilado por los caballeros del rey – a diferencia de otros por donde campaban por sus respetos bandoleros e hidalgos mendigos – por eso doña Encarnación estaba tranquila.

– Ya han llegado, están aquí! – gritó la criada, acercándose corriendo a la puerta. Doña Encarnación, acompañada por su hijo menor, salió a la calle. Desde el coche se bajaron sus hijos: Roberto con María Soledad, con aspecto de chica muy frágil, vestida aún con la ropa del monasterio, morena, de pelo suave, piel de una blancura deslumbrante y grandes ojos pardos. Su hermano era un hombre de estatura media, muy fuerte, moreno, de pelo denso y bastante simpático.

– Hola mi querida madre, hermanito, ¡no saben cuánto les echaba de menos a todos! – exclamó la chica, y enseguida se encontró en los brazos fuertes de Doña Encarnación que hasta se echó a llorar de alegría.

– Hola, Marisol, mi hijita querida, ¡que bien que hayas vuelto, ahora ya siempre vivirás con nosotros! – dijo, besando a la chica. Marisol abrazó a su madre y hermano menor.

Después todos entraron en la casa muy alegres, cruzándose palabras y hablando sin parar. Y los rodearon los sirvientes que también estaban muy felices por la llegada de la señorita.

– Luisa, lleva el equipaje de Marisol a su habitación y prepárale la bañera, pues tiene que lavarse despuès del camino, – mandó doña Encarnación a la criada.

– La bañera ya ha sido preparada, – contestó esta cogiendo las cosas de Marisol.

Doña Encarnación acompañó a su hija hasta su habitación.

– Cámbiate de ropa y lávate, mi niña, – le dijo cariñosamente, – descansa un poco, te estamos esperando en el comedor.

Al cabo de una media hora, Marisol, despuès de tomar el baño y cambiarse de ropa, poniéndose un vestido azul que le iba mucho, fue al comedor oscuro donde ya había comenzado la comida. La mesa estaba cubierta con un mantel blanco, y sobre ella se encontraban platos tradicionales madrileños: asado de cordero, pollo al horno, cocido, pescado, hortalizas, pan y el vino joven. Para la comida habían sido invitadas la abuela de Marisol, Doña María Isabel, y sus tías maternas.

– Bueno, Mariso,l cuéntanos tu vida en el monasterio, – le solicitaban los huéspedes a la chica, disfrutando de la comida.

Поделиться книгой

Оставить отзыв